Pros y contras de tener una escuela en casa

Lunes, 18 Agosto   

Según unos pocos estudios en gran escala llevados a cabo en Estados Unidos, los niños formados en el hogar obtienen resultados muy superiores al promedio nacional en las pruebas generales a que se les somete. Pero numerosos investigadores señalan que los padres hacen pasar a sus hijos esas pruebas cuando están seguros de que tendrán éxito. Como además un número apreciable de estudiantes en el hogar prefieren no darse a conocer y no pasan esos exámenes, los investigadores reconocen que es difícil sacar conclusiones definitivas.
Uno de los mejores índices del éxito de la educación en el hogar es su reconocimiento por un número cada vez mayor de institutos y universidades estadounidenses. Una encuesta reciente de la Asociación de Defensa de la Escuela en el Hogar en más de 500 establecimientos de enseñanza superior demostró que todos salvo dos establecían en sus procedimientos de admisión una evaluación específica de los alumnos en el hogar sin estudios secundarios tradicionales. Numerosos establecimientos aceptan actualmente las calificaciones de los alumnos realizadas por los padres.
Sin embargo, algunos padres todavía suelen verse arrastrados ante los tribunales cuando hay desacuerdo sobre la aplicación correcta de la reglamentación estatal. En un caso que recibió amplia publicidad el año pasado, un educador en el hogar fue condenado a dos semanas de cárcel por haberse negado a que los examinadores del estado evaluaran a su hijo de 15 años. Los funcionarios estatales afirmaron que necesitaban cerciorarse de que el niño –que había tenido problemas de aprendizaje en los establecimientos locales– recibía la formación adecuada en casa.